29 de mayo de 2008

Mi memoria sólo hilvana; ¿y la tuya?

Quienes me conocen, saben que tengo una memoria frágil y caprichosa; que soy la estrella favorita en las olimpíadas del olvido; y que, aún así, algunas veces me falla hasta la falta de memoria y se me tatúan recuerdos claramente prescindibles.

Por ejemplo, el número de la patente del auto del padre del chico que me gustaba en séptimo grado; ó los horarios del autobús 140 Montreal a Ste Dorothe; ó cuántas horas deben trabajar 17 obreros para levantar una pared de 32 metros si levantan a razón de 4 decímetros por segundo; ó que cuando tenía siete años tenía una necesidad física de pronunciar las letras ese, ere y eñe, son algunos de los recuerdos más intrascendentes que conservo.

En mi caso, memoria está en guerra con curiosidad. Porque curiosidad es voraz y superficial, y yo la satisfago bulímicamente. Y memoria es delicada y testaruda, y yo la ignoro con sucesivas distracciones…

En todo caso memoria no es tonta y se defiende con intervenciones puntuales. Borra, pero cuando lo hace, cuida de dejar pequeños vestigios de recuerdo, sólo lo necesario como para que quede claro que en el medio de esas ruinas de datos erosionados, alguna vez existió una civilización floreciente de contenidos interconectados entre si. Lo que deja al borrar, es su Manifiesto, una amenaza que me susurra “¡Qué te enteres! Lo que una vez estuvo aquí, hoy ya no está.”

Memoria terrorista, memoria piquetera, memoria traviesa, devuélveme mis cositas que prometo ponerte más atención, darte un aumento salarial, tu propio gabinete; y además, hacer esos ejercicios tan favorecedores que anuncian en la T.V.

P.D. Envidio y admiro a gente como José María, mi tío Juancho o QQ. Gente con curiosidad voraz, memoria afilada e imaginación abismal en perfecto equilibrio y armonía. Malditas ratas –espero que el resentimiento sea ilegible– los admiro pero sobre todo, los envidio...

7 comentarios:

Lucas Varela dijo...

jejeje gracias por pasar y me alegro de que te guste el blog.

mucha gente me confunde con otros lucas varelas ultimamente, se ve que hay muchos dando vueltas...

beso.

Otro Lucas.

Silvi dijo...

Jamás se me hubiera ocurrido diferenciar memoria de curiosidad, o antitetizarlas (?). Pero parece muy respetable la oposición en tu texto. En lo que a mí respecta, tengo pocas memorias de edades tempranas y una asombrosa facilidad para olvidar cosas que ya no me son útiles, números de teléfono, títulos de libros, precios de cosas compradas, y mucho peor, caras y sus nombres, lo que me ha ocasionado montones de situaciones que hubiera querido evitar. Siempre me quedo pensando que debe ser que la gente que les corresponde no me ha importado. La otra opción es que yo sea realmente dura de entendederas para registrarlas. Para otras cosas me funciona mucho mejor. Por suerte y para consuelo. Curiosa soy.

qfwfq78 dijo...

Yo tengo normalmente imagenes amontonadas con escasisimo orden temporal. Como un gran directorio "1978-2008 Miscelaneos". Sumada a la sensación "Christopher Nolan en Memento", fueron parte de las razones para empezar el blog . Al menos como para tener un punto de partida con que poder rastrear mis pasos.

ceci dijo...

ay, siento la misma envidia (perdón, digo admiración) por la gente con buena memoria. la mía es un verdadero desastre.

Anónimo dijo...

Muy linda tu forma de expresarte y me causa gran placer leerte. Huumm, quería decirte algo más. Pero no me acuerdo qué era.
Un beso, Roberto Camalli.

(j.g.) dijo...

tengo una memoria atroz y muy cargada por la afectividad del recuerdo. no puedo almacenar lo que considero un dato inutil, como por ejemplo, cosas relativas a la matemática. pero en lo que refiere a libros, autores y conversaciones o situaciones donde entra lo afectivo, no falla. no se si es bueno o malo. tal vez un poco de abstracción y olvido ayudarían.

Besos.

Mariana dijo...

Lucas, no se si hay muchos pero hay uno muuuuy groso en Argentina. Un dibujante y diseñador con quién estudié en la facu. Me hizo gracia leer tu blog porque si bien me resulto divertido, no me imaginaba para nada al Lucas que conozco escriendo en tu tono. Debí sospechar antes. Me gustó muchísimo la carta de presentación personal!


Silvi, bueno, no es antagonismo. Yo las hago pelear a los personajes "memoria" y "curiosidad" pero en realidad ellas se llevan bien y después de subir al escenario se van de copas y despotrican contra "responsabilidad"


Igna, yo trato de poner orden en mis archivos, pero al final ganan siempre ellos poniendo orden en mi.


Ceci, nuestras memorias son hermanas, como nuestros gustos musicales.


Roberto!! cómo que no te acordás! ahora tendrás que acordarte o mi "curiosidad" te atormentará mietras duermas, comas, viajes en colectivo, te pongas orgulloso de tu hijo, etc...

Javier, yo no tengo control sobre lo que recuerdo... Por ejemplo se que el cuadrado del binomio es igual al cuadrado del primero mas el doble producto del primero por el segundo sobre el cuadrado del segundo. Aunque tengo que esforzarme por recordar mi edad.