4 de julio de 2008

Veni, vidi, video # 013 No, no te arrepientas de nada

Durante el desayuno me pregunta si me gusta el trompe l'oeil de terraza mediterránea que va a hacer colocar en la pared del baño; me aclara que es vinílico y lavable. Hacia la hora del almuerzo me consulta sobre el hogar a control remoto que prefiere para el living; refuerza sobre la idea de que no hace falta leña. A la hora del té la acompaño a comprar un jarrón de cerámica con flores de tela y plástico y antes de que me pregunte nada le digo que los colores son bonitos.

Por alguna razón busca mi aprobación y no hay nada que yo desee más que dársela. Durante la cena revisamos los logros del día y ella me mira de reojo desconfiada. Yo reafirmo con gesto compulsivo de cabeza desencajada y ojos desorbitados mientras desparramo síes a diestra y siniestra. La convenzo de que la vida sólo se vive una vez al tiempo que le tarareo

Non, Rien De Rien, Non, Je Ne Regrette Rien

Si ella aprendiera a dejarse ir, a no justificarse atrás de un horrible "c'est à la mode ici", si no buscara la aprobación mía ni la de nadie; yo firmaría convencida que ella es la abanderada legítima del avant garde.



Previously in VideoViernes: Blondie, Heart of Glass

3 comentarios:

Silvi dijo...

Me desconcertaste. A quién se refiere el relato? Se puede decir?

Mariana dijo...

A nadie en particular. Tales cosas nunca sucedieron y esa es la gracia de VideoViernes... algunas sí y otras no.

Tona dijo...

Sólo decir que me encanta Edith Piaf... y esta canción... Mmmm!
Mi madre siempre cuenta que una vez me encontró llorando en el salón. Yo apenas tenía 2 años y me preguntó: "Marta, ¿por qué lloras?" "La canción, mamá, la canción", le respondí.
Era la primera vez que la escuchaba...