19 de septiembre de 2008

Veni, vidi, video # 024 Cocorosie

Ya en el ascensor pones algo de música
Dos escalones, y tarareas
Portería y saludas
Restaurante y te distraes
Parque y te das cuenta de cómo cambian ya los colores
Deduces otoño
Cruzas la calle y cuidas tu derecha y tu izquierda juiciosamente
Galería y te preguntas si vale la pena quitarte los lentes de sol
Doblas y esquivas mesas
Bajas las escaleras (22 escalones)
Calle cortada y piensas que deberías anotarte en un gimnasio
Pequeño boulevard y bostezas
Arturo Soria hacia el norte…

Unos trescientos metros de:
Edificios idénticos al tuyo
Árbol, por quinientos
Banco de plaza, ocupado
Parada de autobuses, vacía
Kiosco de revistas, cerrado
Farmacia, fijas tu vista en otro lado
Perfumería, estornudas
Cuentas siete perros, siete correas, catorce amos
Cruzas la avenida, siempre en el semáforo
Ya en el Metro escalones, o escalera mecánica, o ascensor; cuentas los escalones mientras desciendes…
No deduces nada

Andén del medio, miras automáticamente el mapa
Esperas unos dos minutos, cinco si es fin de semana
Once estaciones pasan casi instantáneamente,
Aún anestesiada sales a la superficie y compruebas que nada ha cambiado, salvo los edificios
Esperas que M esté en su casa, pero sobre todo esperas que no se nuble
Sino, caminas por cada centímetro de la ciudad buscando algo que nunca encuentras
Piensas en muchísimas cosas a la vez, ninguna en profundidad
Piensas en muchísimas cosas a la vez, ninguna en profundidad
Piensas en muchísimas cosas a la vez, ninguna en profundidad
Deduces neurosis, pero rebobinas la cinta
Repites una y otra vez la misma canción esperando que en algún momento te canse; pero nunca lo hace




Previously in VideoViernes: Joe Dassin, Et si tu n'existais pas

3 comentarios:

Mariano dijo...

Hola VV y hola escalones: qué buen comienzo.
Hoy video narrativa: muy!

abrazos
m

Silvi dijo...

Bueno, ya pasamos de la prosa a la poesía... y vamos. Montones de indicios de que el itinerario descripto en tu introspección (o "envosmismamiento")no corresponde a Buenos Aires, sino a un mundo civilizado.
Interesantes las pibas, un cachitín agudas las voces para mi gusto. Curioso el vestuario entre folk y hippy, de algunas décadas atrás.

gastix dijo...

de acuerdo con repetir la misma canción: el mantra de la cultura pop.
y qué lindo disoc para empezar el otoño...