2 de septiembre de 2008

Osos galore

“Los osos, los osos, dónde están los osos (…)” repetíamos Sandra y yo, con los brazos en posición alitas de pollo y los ojos desorbitados. La anarquía de nuestros pasos rápidos y nerviosos erosionaba tramos del sendero sin piedad; y nuestra palpable ansiedad se desparramaba por el césped.

Los niños nos miraban con sus tontas boquitas abiertas y cierto aire de desaprobación; seguramente nos veían como unas usurpadoras de la atención que naturalmente se les dedica a ellos en estas arenas; o se creerían con más derecho al protagonismo del escándalo. O quizás simplemente creyeron que éramos de una raza de monos desconocida, parte del elenco del zoológico…

Pero a Sandra y a mi no nos importaba, porque en algún lugar no muy lejos de allí estaban los osos, y nosotras teníamos nuestras cámaras, y para mejor, por los altavoces anunciaban que en breve les darían la comida…









La pasamos tan bien ese día. Después de la primera, a los osos los vimos unas quinientas veces más. Simios asiáticos luego osos. Osos comunes pero volvamos un ratito a los osos; guepardos luego osos; linces nuevamente osos; tren salvaje con millones de ciervos de Virginia y osos encore; almuerzo osos; baño osos; nos vamos, pero antes vayamos a los osos, etc.

Los osos polares también gustan de la repetición; una vez que están adentrados en una actividad la repiten y repiten y repiten a un ritmo pachorro y apaciguador. Es hipnotizante verlos nadar hacia el vidrio, empujarse con sus patitas hacia atrás, girar, nadar hacia el vidrio, empujarse con sus patitas hacia atrás, girar, nadar hacia...

+ osos et plus

5 comentarios:

Nuri dijo...

Impresionantes las fotos... ¿vos viste las mías del zoo de Barcelona? voy a ver si las cuelgo...

Por cierto, lamento pincharte el globo, pero ese comportamiento repetitivo es neurosis producida por el encierro.

alefunes dijo...

Estos osos son una dulzura... En Montreal? Se las tengo que mostrar a los chicos!

Mariana dijo...

Nuri, no las vi... A ver cuándo las subes!

Lo de la neurosis producida por el encierro explica muchas cosas... en mi comportamiento jajajajaja

Ale, es el Zoo de Saint Felicien, en Saguenay. En flickr hay un montón de animalejos, creo que el post tiene link!!

Ahhh, la semana que viene me veo con Daniela!!!

Silvi dijo...

Acabo de leer la respuesta a lo que me preguntaba, que dónde era...
La verdad que parecen peluches gigantes, tan blanquitos ellos. Divinos.

qfwfq78 dijo...

Muy buenas las fotos. Parece un gran peluche, pero a no olvidar que son osos!

Ante dudas ver el gran documental "Grizzly Man" de Horzog (aunque es mucho más sobre el hombre que sobre los osos)