12 de junio de 2008

Llofriu IV

Inscripción de Gracia Bassa en la pared de la Casa Pairal refiriéndose a la inscripción que dejara su hermano Florencio donde dice ”Adeu Llofriu, adeu Catalunya”

6 de maig de 1907
2 anys i 90 dias que et despedires d’aquesta casa estimada, pera marxar lluny de Catalunya. Jo avui, com tu, deixo aquí mes lletres, ja que sento tant i tant pertanyent al cor en haches raconet de mon que guarda els records de nostra infatesa i joventut, tan senzilla, tan dolça, tan alegre! Ja he fet una pelegrinació per tots els indrets d’aquesta casa. I ara al dir-li “Adéu!” necessito, germà del cor, pensar amb el teu valor, am la teva bondad incomparables pera trobar forsas y resignació en haches pas tan doloros.
Déu Sant! Per en Florenci y per tots nosaltres, consol, fortaleza, resignació! Siau per a sempre benehit y alabat.
Gracieta



6 de mayo de 1907
2 años y 90 días que te despedías de esta casa amada, para marcharte lejos de Cataluña.¡Yo hoy, como tú, dejo aquí mis letras, ya que siento tanto y tanto perteneciente al corazón este rinconcito de mundo que guarda los recuerdos de nuestra infancia y juventud, tan sencilla, tan dulce, tan alegre! Ya he hecho una peregrinación por todos los lugares de esta casa. Y ahora al decirle "adiós!" necesito, hermano del corazón, pensar con tu valor, con tu bondad incomparables pera encontrar fuerzas y resignación en este paso tan doloroso.
¡Dios Santo! ¡Para Florencio y para todos nosotros, consuelo, fortaleza, resignación! Sed para siempre bendecido y alabado.



Gracias Isabel!

3 comentarios:

Silvi dijo...

Da cosita leer ese texto. A mí jamás se me ocurriría escribir algo así en una pared. Y lo curioso es que nadie en el largo tiempo transcurrido haya decidido pintar encima, no?

Mariana dijo...

Si no? Yo he escrito en muchas paredes pero todas sucumbieron a la brocha.

El día que cumplí 18 años escribí abajo de un cuadro en mi habitación en Haedo. Cuando fui en febrero todavía estaba, aunque ahora desaparecerá...

También había escrito una queja lastimera y patética de adolescente en la puerta del placard; la desgracia es que un día Alejandro la leyó y ya no paró de masacrarme... Me dió una vergÜenza! Porque era de esas bien bien patéticas :P

qfwfq78 dijo...

la pucha, emociona... aunque por lo que veo es el texto del costado, aparece cortado en la foto...